locura de amor
- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Juguemos a ser invisibles

¡Invencibles nada menos!

Como forma más tangible

De saber que nos queremos.

Juguemos

Juguemos ahora mismo

Que yo estoy ya casi, casi

Apuntando a un empirismo

Que tal vez te lo traspase.

Juguemos

A ese juego tan divino

Que nos ponga en intención

De ser tú, mi subjetivo

Y en ti, yo, imaginación.

Juguemos

A ese juego tan sublime

Que parece inevitable

Por su fuego, que se estima

De un fulgor incalculable.

Juguemos a ser invisibles

Yo de ti, como si nada

Pero siempre con un beso

Que va inmerso en la mirada.


Música:

Concerto Grosso Op3 No11 - Antonio Vivaldi


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas