Caminos

- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Andar el camino,

con tantas adversidades.

Me requiebra el alma.

Me doblega. ¿Sabes?

Caminar deprisa,

entre llanto y risa,

me produce frío,

como da la brisa,

cuando cruzo el puente,

de mi loca vida.

Pero tú no sigues,

el mismo camino.

El tuyo de rosas.

El mío de ríos.

El jardín es tuyo.

El desierto, mío.

Con el horizonte.

Todo lo divido.

Allá, tuyo el Sol.

Acá, la marea, mía.

La playa, la arena.

La ola con la que despierto.

La que inunda mis sentidos.

Cuando estoy a solas,

con el pensamiento.

Con el alma, en pena.

Con tus ojos vivos,

de mirada serena.

Con el horizonte,

sigo dividiendo.

La Luna es testigo,

de mi sufrimiento.

Tuyo el velero.

Mío el tormento.

Pañuelos en alto,

cimbreo yo al viento.

Mas seguirás cruzando mares.

Sin arribar a mi puerto.


Música:

Oriel Window


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas