El Alba
- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Me trae conciencia la noche,

refugio infinito del alma.

Y en ella, en la profundidad,

espero impaciente el alba.

Mas es eterna la noche,

como eterna es mi zozobra.

Y la Luna, espía entera,

del camino entre las sombras.

Andar por andar caminos,

cansino y áspero torna.

Farolillos en el cielo,

iluminan mi esperanza,

y estremecen mis sentidos,

requiebro entero del alma.

Pues si fugaces son ellas,

aquellas bellas estrellas,

que en la noche parpadean.

Cómo no esperar el alba,

que ilumine el cielo entero.

El alba henchida de luz,

derramada en mil senderos.


Música:

The Arran Boat


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas