Engaño

- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Me engañas.

Lo sé.

Que divina providencia,

descubrió que tu inocencia,

nada es y nada fue.

Me engañas.

Lo sé.

Yo pensé que era mi alma,

la que robaba tus noches.

Mas al recibir tus reproches,

callé.

Me engañas.

Lo sé.

En las sombras te ocultas,

cual ladrón que merodea.

Para robar de mi alma,

la pasión que en ella queda.

Me engañas.

Lo sé.

Del amor haces un sayo,

tristemente a tu medida.

Y en el ensayo tu ganas

altamente la partida.

Me engañas.

Lo sé.

En ese ser y no estar,

al que tú le pones freno,

en tus noches enloqueces,

con la Luna de testigo.

Y en el quieres y no quieres,

el pensamiento detienes,

en locuras que adivino.

Me engañas.

Lo sé.

Con tu hábil pensamiento.

Oculto, no sé por qué.

A hurtadillas robas rosas,

del jardín que yo planté.


Música:

Morning Glory


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas