Jilguero
- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Llegó el jilguero a la fuente,

y presuroso bebió.

Y al ver a una niña triste,

un trino de él brotó.

Jilguero ¿ Por qué me cantas?

De ella, salió la voz.

Te canto ¿Por qué te canto?

Quisiera saberlo yo.

La niña quedó extasiada.

Y el jilguero se alegró.

Y así compartieron días,

de cariño y de canción.

Un día vino la niña.

Y en la fuente se miró.

Recorriendo la campiña,

de aquel lugar se alejó.

El jilguero tomó vuelo,

y el campo solo quedó.

Al tiempo no habían trinos.

Y la fuente, se secó.

Enmudecía la tarde.

Y en el cambio de Estación.

Volvió un día, el jilguero.

Y en el balcón se posó.

Ya no trinaba su pecho.

Ya no cantaba canción.

En sus alas, mucho vuelo.

Y en su piquillo, una flor.


Música:

Birds of Morning


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas