La Pena le va al Amor
- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Debo encender pensamientos.

En el delirio forzado.

Pues si refresco ese intento.

Puedo perder lo soñado.

Dejo perenne una pena.

Porque penando, refuerzo.

Pues si la quito y no tengo.

Váleme poco ese esfuerzo.

Salva la pena, a la pena.

¡Y de ella no líbreme Dios!

Pues aunque sea condena.

Queda una. Y la otra no.

Y si afianzo en lo dicho.

Pongo mi alma anhelada.

Pues al amor, no va flema.

Sino pena exacerbada.


Música:

Invierno - Vivaldi


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas