Mi Jardín
- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Tengo un huerto floreado

que presiden los geranios.

Y vigilan los helechos,

en la sombra acurrucados.

Y al sonido rimbombante

de petunias trompeteras.

El jardín queda florido,

al llegar la primavera.

Cien rosales fusileros.

Cargan armas. Bayonetas.

Y custodian bellas rosas,

trajeadas con peinetas.

Los claveles cuchichean

criticando girasoles.

Porque siempre, en amarillo,

sus vestidos siempre ponen.

Con sus hábitos monjiles,

en corrillos y revuelos.

Melancólicas violetas,

oraciones dan al cielo.

En invierno se cobijan.

Cierran puertas y balcones.

Y el jardín pierde el encanto.

El perfume. Y los colores.


Música:

Coste Montagard OP34


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas