Pensamiento Aislado

- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

La callada quietud del pensamiento

no llegaba a fraguar.

Derretido en mi mente

recorría mis sienes.

Su incandescencia me sobrecogía.

El calor que manaba del sentimiento

enardecía mis sentidos,

y la llama permanecía encendida,

enarbolando inefable la locura.

Nada era más importante

que mi propio pensamiento.

Todo me aislaba.

El frenesí constante, torrente de fuego.

El fuego pensamiento todo.

El todo podía no ser nada.

Pero en la duda de que todo, sí era.

me aislaba y enardecía.

Y por eso no fraguaba.


Música:

Wings beneath my wings


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas