Prosando Puede que Sea
- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Las campanas tienen labios de repico

El silencio, de punto en pico

Y la luna de melorico.

Las campanas no tienen tímpanos

El silencio, sí escucha

Y la Luna tiene oídos sordos.

Las campanas tienen ojos vacíos

El silencio, cerrados

Y la Luna no tiene pupilas.

Las campanas tocan sin miramientos

El silencio no mira si estás

Y a la Luna tienes que mirarla.

Las campanas te atan a misa

El silencio a la oración

Y la Luna al sermón.

Las campanas rompen al viento

El silencio, al sonido

Y la Luna, al alma.

Por eso, cuando las campanas

repican en el silencio,

la Luna, ni se inmuta.


Música:

The Twilight is falling


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas