Sensibilidad
- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Eres la flor del almendro,

que en primavera deslumbra.

Mas, si a tu alma la hieren.

Eres tan sólo penumbra.

Eres jazmín y azucena,

que los jardines perfuman.

Mas, si a tu alma la hieren.

Eres tan sólo penumbra.

Eres el trueno en tormenta,

que en la montaña retumba.

Mas, si a tu alma la hieren.

Eres tan sólo penumbra.

Y en la tristeza que habitas.

Cuando te hieren, amores.

Queda en penumbra tu alma.

Y se marchitan, las flores.


Música:

Celeste


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas