Tormenta

- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Varó la barca de mis sueños

en el mar de la esperanza.

Me adormecí.

Llegó la noche y no levé anclas.

Quise permanecer allí.

No me importó la tormenta,

ni el silencio profundo

de la soledad.

En el vaivén de mis pensamientos,

salpicados por frías olas de inquietud,

un extraño sentimiento

hizo que me estremeciera.

No sabía si remar contracorriente

o dejar que las olas me apartasen de ti.

Para qué remar, pensé.

Mejor ahogarme en el sentimiento.

Llegué a pensar que hasta podía

ser sublime.

Cuando abrí los ojos,

la distancia era infinita.

Yo en mi barca de sueños.

Tú en tierra firme.


Música:

Moonlights


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas