El Trotar del Tiempo
- Este poema está debidamente registrado por su autora -

 

Ya no ensillo mi caballo.

Ya no voy a romerías.

Antes era. Pura sangre.

Que en mis venas me corría.

Mi caballo. Compañero.

De mi trote y su trotar.

Ya no alcanzo ni su silla.

Ni ya salgo a cabalgar.

Lo cambiaron por la mula.

Vila yo. Al atardecer.

La dejaron amarrada.

¡Y la tuve que coger!

Ahora ando yo con ella.

Despacito en la cañada.

Ya no puedo abandonarla.

Y a mi vida. Quedó atada.


Música:

Preludio nº 1 - Heitor Villa-Lobos


 

 

 

 

 

Lee mi Libro de Visitas Firma mi Libro de Visitas